El auto que ‘rebasó’ al caballo